Páginas vistas en total

jueves, 4 de julio de 2013

ESPAÑA ES UN PAIS DE CHORIZOS, Y LA CIUDADANÍA MIENTRAS TANTO, TRAGANDO QUINA Y TOCANDO EL VIOLÓN...

.
1.057.835.000.000 euros o lo que es lo mismo, algo más de 1,057 billones de euros. Eso es, exactamente, lo que adeuda el sector público. Recuerdo cuando estaba en la escuela leer estas cifras tenía cierto grado de dificultad y que no servirían para nada, pues nunca llegaríamos a tener que leerlas; pero hoy estas cifras me superan, y casi me acojono al leerlas. Lo acaba de revelar el Banco de España en su informe estadístico y supone que, por primera vez, los pasivos emitidos por el Reino de España -incluidas todas las administraciones públicas- superan el Producto Interior Bruto, y que en 2012 ascendió a 1,049 billones.

Un amigo me ha remitido este fragmento de Benito Pérez Galdós:“La fe nacional y otros escritos” de hace más de 101 años y que tienen plena actualidad en estos momentos (la verdad sea dicha, he leído muy poco o casi nada de este autor, pero me ha encantado leerlo):"Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos... Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (...) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (...) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis étnica, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental". Sería bueno pensar y actuar.

Nos han engañado, robado y han destruido una nación. Nadie piense que quien eso ha hecho, o contribuido, lo va a arreglar. ¡A qué esperamos! Levántese el pueblo contra toda esta jerarquía que no sabe gobernar y mandemos le a todos a la calle sin un euro y que devuelvan lo robado.
La bancarrota de España es inevitable, ya ha sucedido varias veces, desde Felipe II que fue el primero que llevó al país a la bancarrota. El problema es que no hay un modelo productivo, sólo tenemos la hostelería estacionaria en España, y el que tiene la famosa Alemania de la señora Merkel (lo de “señora” me cuesta decirlo), tampoco funciona, de cada tres españoles que emigran (movilidad exterior según la Ministra) dos se vuelven. 
Lo que no se ha dicho sobre los últimos datos del paro es las fugas de afiliaciones a la Seguridad Social en la industria. La estacionalidad ha favorecido las más de 42.000 afiliaciones en Hostelería en un mes, pero la Industria manufacturera y el sector de vehículos han perdido más de 11.000 afiliados. ¿Qué sector reemplazará al de la construcción?
Vale la pena reflexionar sobre estos datos, ya que se suponía que el sector industrial iba a ser el que cogería el relevo de la construcción, tras el espectacular batacazo que ha sufrido en los últimos años al pinchar la burbuja inmobiliaria. No ha sido así, sino que, más bien al contrario, la crisis ha provocado una cada vez mayor caída de afiliaciones a la Seguridad Social también en esta rama de la actividad económica. Cabe preguntarse, pues, qué sector podrá reemplazar al de la construcción en un futuro inmediato (¡el del la pandereta y olé!).

Ya era hora que alguien le recordara a Rajoy que él y su partido, que de motu proprio, propusieron al pueblo español un contrato, documentado en su programa electoral, contrato que fue aceptado por una mayoría de españoles y les ha valido a para acceder a la presidencia del gobierno. Su obligación es cumplir con el contrato, que libremente asumió y no hacer lo que le venga en gana. Si no pueden cumplir con su programa, SU DEBER ES DIMITIR y si quieren aplicar un programa distinto al contratado presentare a unas nuevas elecciones con su nuevo programa a ver quién les vota. No cumplir lo libremente contratado es de DELICUENTES así que señor Rajoy su sitio está con ellos y no en el gobierno. Si usted no paga el alquiler o el contrato de luz, ¿qué suele pasar?. Es ILEGITIMO gobernar contra la voluntad del pueblo que pacto un contrato con el Partido Popular y no lo ha cumplido, ¿cómo juzgaran a estos políticos-gobernantes la historia?



No hay comentarios:

Publicar un comentario