Páginas vistas en total

viernes, 16 de noviembre de 2012

UN CUENTO ANONIMO TERMINA SIENDO REALIDAD



Erase una vez un comerciante de armas cuya empresa fabricaba bombas de racimo que vendía, entre otros, al gobierno de su país. Y resultó que su país firmó un convenio internacional contra esas bombas, que dejó  de comprar. Entonces el comerciante denunció al gobierno por dejar de comprar esas armas (supongo que habría un contrato con la empresa fabricante que le comprometía a unas compras con sus correspondientes pagos).
Y resultó que hubo un cambio de gobierno, y el nuevo presidente tuvo la ocurrencia de nombrar como ministro de Defensa a dicho comerciante de armas: ¿alguien lo puede mejorar? Ahora el comerciante, transmutado en ministro, pagará a su antigua empresa la indemnización correspondiente, un pellizquito de 40 millones de euros. PREGUNTA: ¿de qué país y de qué época son estos hechos? ¿del quinto mundo? ¿de un pasado oscuro? La respuesta a continuación.

El Ministro de Defensa de España pagará 40 millones a su antigua empresa por prohibir las bombas de racimo. Pedro Morenés, ministro de Defensa, fue consejero de la empresa de fabricación de armamento Instalaza entre 2005 y 2007. Después ocupó el puesto de representante hasta el 4 de octubre de 2011, según recoge el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Instalaza fabricaba bombas de racimo.

El 31 de octubre de 2011, el diario Cinco Días reveló que Instalaza había decidido recurrir y pedir que el Gobierno le indemnizara con 40 millones de euros en concepto de desagravio por la prohibición del uso, almacenamiento y fabricación de las bombas de racimo en España como consecuencia de la firma del Tratado de Dublín. Sin embargo, esta empresa ya había anunciado en mayo de 2011, cuando Morenés era su representante, que pediría una compensación económica al Ejecutivo en concepto de "daño emergente y lucro cesante".

Hoy sabemos que Instalaza venderá la deuda a una tercera empresa que a su vez la revenderá y finalmente el Ministro pagará diciendo que no es su empresa la que cobra. El dinero saldrá de los impuestos de todos, naturalmente. Nuestro dinero pagando bombas que mutilan a niños. Porque las submuniciones esparcidas por las bombas fabricadas por Morenés tienen un rango de fallo de entre el 5% y 30%, por lo que pueden quedar bombas enterradas sin explotar siendo peligrosas tiempo después de terminada la guerra. Especialmente para los niños por sus formas llamativas, como pelotitas de tenis o latas de refrescos. Porque es así como las camufla la empresa del Ministro.

Recuerdo todavía ver los campos de minas antipersonales y los niños y adultos en los Campos de Refugiados con las piernas destrozadas y las ilusiones de la vida truncadas, siendo ellos víctimas de las barbaridades de los mandatarios, políticos corruptos, millonarios, fabricantes de armas, etc. Ver los campos de cañas de azúcar llenos de bombas para que no se puedan cultivarse en la triste Angola donde encontramos armas de fabricación española.

¿No es triste en un país que se dice que es democrático y solidario? Solidario en ¿qué?  ¿De verdad, no había en todo el país otra persona que pudiera ser ministro de defensa?  
Y por último les dejo este video de YouTube donde veremos y escucharemos a la niña que silencio el mundo en 1992 (mientras nos peleábamos por Expo 92)  ONU “The Earth Summit” de Rio de Janeiro, siendo de pura actualidad.
Les ruego que lo vean y creo que no nos dejarán indiferentes..
https://www.youtube.com/watch?v=Hhciwpc2yx0&feature=youtube_gdata_player

¿Hasta cuando el pueblo va aguantar estas situaciones? El estallido social está cerca y estamos a tiempo de remediar estas circunstancias: El poder está en nuestras manos.
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario