Páginas vistas en total

domingo, 19 de mayo de 2013

CUATRO PALABRAS...


Hace unos días escuché en una conferencia de un compañero de profesión estas cuatro palabras que me enternecieron: compasión, cercanía, reconocimiento y cordialidad. Y me pregunto, ¿cómo sería nuestro mundo si esto funcionara?
Me quedo con las frases de estos tres pensadores del Siglo XXI: “El futuro es una vuelta al feudalismo”(Pedro Mateu-Gelabert),”La libertad como la conocemos hoy, sin límites, no va a existir en 30 ó 50 años”(George Gray Molina) y “Para sobrevivir, hemos de sustituir la competición por la colaboración”(Carlos A. Roldan).
Algo nos están diciendo, ¿hacia dónde va nuestro futuro? ¿Hacia dónde va el progreso? Imaginémoslo, como será la naturaleza, las casas, el transporte, las relaciones, las fronteras, la educación, la investigación, el desarrollo económico, la sostenibilidad ambiental, la pobreza, los niños, como serán las comunidades, la ecología, la solidaridad, internet, la pareja, la convivencia, la cultura, la comida, la religión, los jóvenes, las drogas, el amor, la ropa, el deporte, los hombres, las mujeres, la música, los viajes, el trabajo, el clima, el arte, los coches, el ocio, la ciencia, la política, las fiestas, los idiomas, la libertad, la economía, la tecnología, la energía, los juegos, la comunicación, los aviones, las enfermedades, la filosofía, la medicina, la vejez, los problemas, el odio, el agua, las ciudades, el matrimonio, la felicidad, las películas, la publicidad, Dios, el sexo, las bebidas, el transporte, etc.
Nos estamos acercando hacia una dictadura universal al servicio de una oligarquía del mercado bancario, y si no la paramos, nos atrapará, aunque ahora parezca que va lentamente, está minando toda la democracia; por lo que nos obliga a ser solidarios y colaborar para que este tremendo acontecimiento no nos ahogue. A ser revolucionario antes que nos aplasten con los instrumentos del poder. La crisis moral ha creado la crisis económica.
Me gustaría usar cuatro palabras para que nos abra una ruta nueva, que al mismo tiempo  de ser innovadora es desafiante con nuestro mundo; esas palabras son: COMPASIÓN, PACIENCIA, RECONOCIMIENTO Y CORDIALIDAD, y que nos llevará a un humanismo solidario.
Compasión, que literalmente significa "sufrir juntos", "tratar con emociones ...", es un sentimiento humano que se manifiesta a partir del sufrimiento de otro ser. Es la emoción de la compasión. Se acerca al pensamiento que decía Confucio: “la preocupación respecto a alguien sintiéndose solidario”.
Paciencia, es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien. No hay que tener prisa, pero ser constante en la lucha.
Reconocimiento, ”la acción de distinguir a una cosa, una persona o una institución entre las demás como consecuencia de sus características y rasgos”. Que importante sería en relación a las diferentes culturas, a nuestras relaciones con los emigrantes, etc.
Y, por último, la cordialidad, ser franco y sincero, amable sin tapujos, afectuoso.
Ya no sé si estamos todavía a tiempo de parar esta situación, pero de lo que si estoy convencido es que si no nos ponemos a trabajar por cambiar de rumbo, destruiremos nuestra sociedad, nuestro mundo y no sobreviviremos. Siempre hay alternativas, a pesar de que nos las quieren negar. Si todos nos juntamos, la música cambiará. Renaceremos a un mundo más solidario y que nos inundará de una savia fresca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario