Páginas vistas en total

domingo, 13 de octubre de 2013

MIS PENSAMIENTOS...

A mis amigos los lectores, los que buscan el conocimiento , los que caminan por la vida y luchan con los obstáculos que se encuentran en la misma; y  antes de acostarme, quiero transmitiros mis emociones y sentimientos; hoy estoy viendo una hermosa película: "Los chicos del coro" que me hizo y me hace estremecer,  y menos mal que no he perdido esa sensación tan tierna y verdadera, a pesar de los sinsabores que la vida últimamente me ha hecho sufrir; me imagino que también a vosotros algo parecido habréis sentido alguna vez, y por eso antes de irme a la cama quería compartirlo con vosotros; perdonad este atrevimiento: creo que merece la pena vivir y luchar por todo aquello que uno desea. 
Y en medio de esta paradoja de la vida, escucho unas palabras que han vuelto a darme un vuelco al corazón, la voz de la niña Malala Jousafzai, con una voz llena de sentimiento y profundidad, decía a los Parlamentarios Europeos estas palabras:”Con un bolígrafo, con un papel y un maestro se puede cambiar el mundo…”. Los Parlamentarios con lo boca abierta no tenían  palabras, ya que ellos están en el fango del silencio, ya que no oyen a los emigrantes, a los refugiados, a la pobreza de nuestros niños. Están absortos en como contentar a los banqueros y sus dichosas bancas, a las cuales, le estamos pagado sus deudas, etc. En el fondo no entiende la valentía de esta joven mujer, acallan sus conciencias dándole un premio, el premio Sájarov por su esfuerzo por defender la educación.
Esta mujer pakistaní se ha convertido en un símbolo mundial y que los talibanes la están esperando para matarla en cuanto pise su país. Malala YousaFzai afirma que se ha perdido a sí misma. “En Swat, valle situado en la frontera entre Pakistán y Afganistán, estudié en la misma escuela durante 10 años, y allí yo solo era Malala. Aquí soy famosa, aquí la gente piensa sobre mí como la chica que fue disparada por los talibanes. La Malala real está en algún otro lugar, y no puedo encontrarla”.(Diario El Pais del 10 de octubre de 2013).
Y aquí estamos en una pelea con la Ley Wert (LOMCE) sin llegar a fondo de la verdadera educación. Quizás meditar acerca del valor de la paz y la misericordia sea una forma sana de hacer frente a las balas y a los insultos.
Esto lo escribí de madrugada, y hoy lo comparto con los lectores

1 comentario:

  1. Si no defendemos los derechos humanos ni luchamos por una utopia, es que estamos moribundos.
    Animo Luis, una abrazo
    Carpi

    ResponderEliminar